Autoría: Claudia Creixems Chas


13 de abril de 2024

min de lectura

Durante el crecimiento, su organismo está en pleno funcionamiento y nosotros se lo facilitaremos con unas buenas rutinas, horarios…etc. Éstas serán sus primeras coordenadas para comprender el día de mañana los límites y las normas propias de una sociedad civilizada.

Estas rutinas deben estar acompañadas desde el primer momento de mucho cariño, para que empiecen a comprender que exigencia y cariño pueden ir de la mano.

Poco a poco les iremos animando a que las realicen solos y vean que son capaces de hacer cosas por sí mismos. Así iremos desarrollando su autoconocimiento y autoestima.

Tenemos que tener en la cabeza que educarlos es enseñarles a ser dueños de sí mismos.

¿Cómo podemos trasladar todo esto a la enseñanza de la higiene bucal? 

En primer lugar la OMS nos recuerda que “La ingesta abundante y continua de azúcares libres, la exposición insuficiente al flúor y la deficiente eliminación de la placa bacteriana con el cepillado de los dientes pueden provocar caries, dolor y, en ocasiones, pérdida de dientes e infección”.

Como padres debéis saber que:

  • Para niños entre 0 y 3 años hay que limpiar los dientes utilizando una gasa, un dedal de silicona o un cepillo dental de lactantes con pasta dental de 1000 ppm (partes por millón) de ión flúor, en cantidad equivalente a un grano de arroz o una pequeña mancha.
  • A partir de los 3 años de edad, la cantidad de pasta dental con 1000 ppm de ión flúor, debe ser equivalente a un guisante o, para unificar mejor el criterio, a la anchura del cabezal del cepillo dental.
  • A partir de los 6 años de edad, la cantidad de pasta dental con 1450 ppm de ión flúor, debe ser equivalente a un guisante o, para unificar mejor el criterio, a la anchura del cabezal del cepillo dental.
  • El cepillado dental en niños de estas edades (hasta los 8 años de edad) solo es efectivo siempre y cuando sea supervisado por un adulto, y repasado si fuera necesario en su caso, por su edad y habilidad motora.

Algunas recomendaciones:

  • Comenzar el cepillado tan pronto como el primer diente temporal aparezca.
  • Cepillar los dientes, como mínimo, dos veces al día. Uno de los dos cepillados diarios que sea por la noche pues es el más importante de todos.
  • No se les debe permitir que coman o chupen pasta del tubo por riesgo de fluorosis.

No en todos los centros escolares se permite el cepillado de dientes después del momento de la comida por motivos de higiene o por falta de personal para que la actividad sea segura y adecuada. Por ende, debemos asegurarnos que el cepillado de la mañana y de la noche es el apropiado.

La primera vez que el niño se enfrenta al cepillado de dientes, le haremos partícipe desde el primer momento, es decir, sería una magnífica idea que os acompañara a comprar el cepillo de dientes y la pasta indicada. Las primeras veces podemos animarlos que los acompañe su juguete preferido o su peluche para que juegue a cepillárselos a él también.

Por lo general, las primeras veces les genera interés y lo que más les cuesta es que mantengan la rutina.

Algunos recursos para familias:

Actividades:

  • “La mujer gigante” es una exposición formativa y didáctica, de carácter interactivo, que explica el funcionamiento del cuerpo humano. En ella, se pueden introducir en la boca y ver los dientes, la lengua y la importancia de un buen cepillado. Se encuentra situado en el Paseo de los Cipreses- Torrejón de Ardoz, Madrid.
  • “La casa del Ratoncito Pérez” en Calle del Arenal nº8, planta 1. 28013, Madrid.

Canciones:

  • “Cepilla tus dientes” – Super Simple Español
  • “Lavar los dientes. Hábitos saludables” – Pinkfong

Vídeos educativos:

  • “Aprende a lavarte los dientes” – Aprende con Eddie (3-6 años)
  • “Cómo lavarse los dientes paso a paso. Lavado de dientes para niños” – Smile and Learn. (6-9 años)
  • “Blippi Visits The Dentist – Learn Healthy Habits for Kids” – Blippi. Educational videos for kids (5-9

años)

  • “La boca y los dientes” – Érase una vez el cuerpo humano (+4 años)

Libros para educar:

Título: “I Love to brush my teeth” de Admont Shelley y KidKiddos Book. (3-9 años)«

Autor: Shelley Admont

Editorial: Kidkiddos

Sinopsis: Al pequeño Jimmy no le gusta cepillarse los dientes. Incluso cuando su madre le regala un cepillo de dientes naranja nuevo, su color favorito, él no lo usa como se supone que debe hacerlo. Pero cuando al pequeño Jimmy le empiezan a suceder cosas extrañas y mágicas, empieza a darse cuenta de lo importante que puede ser cepillarse los dientes.

COMPRAR LIBRO

Título: «Como enseñar a tu cocodrilo a lavarse los dientes»

Autor: Bárbara Fernández, Jane Clarke, Gergie Birkett

Editorial: Bruño

Sinopsis: Coco es un cocodrilo muy revoltoso que no quiere lavarse los dientes pero, ¿sabes cómo su amiga Lola logra convencerlo? A los cocodrilos y los dragones les encanta tener una bonita sonrisa.

COMPRAR LIBRO

Autoría: Lucia Jorquera


9 de abril de 2024

min de lectura

Es fundamental para su desarrollo emocional y social que comprendan desde una edad temprana qué comportamientos son aceptables y cuáles no lo son. En este breve artículo, exploraremos la importancia de establecer normas y límites en la educación de los hijos, así como algunas estrategias efectivas para implementarlos.

¿Qué son las normas y los límites?

Los límites le dicen al niño hasta dónde puede llegar, mientras que las normas son la manera concreta en que se aplican estos límites en la vida diaria. Cada hogar tiene sus propias normas, desde pequeñas reglas como recoger los juguetes antes de ir a la cama hasta normas más amplias como cenar juntos en familia. Estas normas proporcionan seguridad y estructura, enseñando a los niños qué comportamientos son aceptables en la sociedad en la que viven.

¿Por qué son necesarios los límites y las normas?

Los límites y las normas son esenciales para el desarrollo saludable de los niños por varias razones:

  • Proporcionan una estructura sólida y predecible que les ayuda a sentirse seguros y protegidos.
  • Protegen a los niños de peligros y riesgos al enseñarles qué comportamientos son seguros y cuáles no lo son.
  • Ayudan a prevenir comportamientos inapropiados y fomentan la responsabilidad y el respeto hacia los demás.
  • Promueven el desarrollo de habilidades de autorregulación y autocontrol.

Es crucial encontrar un equilibrio entre ser autoritario y permisivo al establecer límites. Los niños necesitan orientación y dirección, pero también necesitan espacio para explorar y aprender por sí mismos.

Consejos básicos para poner límites a nuestros hijos

  1. Objetividad

Evitar expresiones como: ‘Pórtate bien’, ‘sé bueno’, o ‘no hagas eso’. Nuestros hijos nos entenderán mejor si marcamos nuestras normas de una forma más concreta. Por ejemplo: “Recoge lo que has tirado”, “Hay que cruzar la calle de la mano”, “Ahora nos toca ir al baño”, etc

  1. Firmeza

En cuestiones realmente importantes, cuando existe una resistencia a la obediencia, nosotros necesitamos aplicar el límite con firmeza. Los límites firmes se aplican mejor con un tono de voz seguro, sin gritos, y un gesto serio.

  1. Acentúa lo positivo

Los niños son más receptivos al hacer lo que se les ordena cuando reciben refuerzos positivos. En ocasiones les decimos: “NO”, pero no explicamos qué comportamiento es el apropiado. Es mejor decir a un niño lo que debe hacer (‘habla bajo’) antes de lo que no debe hacer (‘No grites’).

  1. Explica el porqué

Cuando un niño entiende el motivo de una regla como una forma de prevenir situaciones peligrosas para sí mismo y para otros, se sentirá más animado a obedecerla. De este modo, lo mejor cuando se aplica un límite, es explicar al niño por qué tiene que obedecer. Entendiendo la razón, los niños pueden desarrollar valores internos de conducta o comportamiento y crear su propia conciencia. Esa explicación ha de ser corta y precisa, aplicada a la edad de nuestro hijos para que las pueda comprender. Por ejemplo: ‘No muerdas a tu hermano. Eso le hace daño’.

  1. Darle una alternativa

Siempre que apliques un límite al comportamiento de un niño, intenta indicar una alternativa aceptable. Sonará menos negativo y tu hijo se sentirá compensado. Por ejemplo, si el niño está pintando en la pared puedes decir: ‘en la pared no se pinta porque se estropea. Aquí tienes un lápiz y papel para pintar’. Al ofrecerle alternativas, le estás enseñando que sus sentimientos y deseos son aceptables.

  1. Firmeza en el cumplimiento

Una regla puntual es esencial para una efectiva puesta en práctica del límite. Una rutina flexible (acostarse a las 8 una noche, a las 8:30 en la próxima, y a las 10:30 en otra noche) invita a una resistencia y se torna imposible de cumplir. Rutinas y reglas importantes en la familia deberían ser efectivas día tras día, aunque estés cansado o indispuesto. Si das a tu hijo la oportunidad de dar vueltas a sus reglas, ellos seguramente intentarán resistir.

  1. Desaprueba la conducta, no al niño

Deja claro a tus hijos que tu desaprobación está relacionada con su comportamiento y no va directamente hacia ellos. No muestres rechazo hacia los niños. Antes de decir ‘eres malo’, deberíamos decir ‘eso está mal hecho’, “no me gusta lo que has hecho” (desaprobación de la conducta).

Las normas, límites y el hecho de decir NO, no está reñido con el amor incondicional hacia nuestros hijos. Es importante que sepan desde pequeños que, aunque en un momento dado estemos enfadados por algo que han hecho, o que les estamos negando algo porque consideramos que ha de ser así, nosotros les seguimos queriendo mucho.

Esto también hace que trabajemos la gestión de las emociones. hay que dar validez a lo que sentimos. Podemos estar enfadados, podemos (y debemos) expresarlo; pero eso no implica que podamos agredir, o romper cosas, y tampoco implica que por el hecho de estar enfadados nuestro amor desaparezca.

¿Cómo y cuándo imponer límites? 

  • Debemos empezar con los límites, desde el primer año, en este caso son pequeñas normas:
    • No trepamos a la mesa
    • Comemos sentados en la trona y no mientras jugamos.
    • No tiramos los juguetes porque se pueden romper.

El bebé tiene que aprender a interpretar e identificar ese NO.

  • Los niños no aceptan de buen grado renunciar a sus deseos, pero los padres debemos tomar partido en esa edad en la que el niño no es capaz de asumir grandes responsabilidades. Por ej: si el niño va a llorar, protestar o gritar al no dejarle pegar al hermanito pequeño, pues tendrá que llorar, protestar o gritar, pero no le dejamos porque no está bien.
  • Hemos de ser coherentes y consecuentes. Si decimos al niño que no podrá jugar con ese juguete porque lo está tirando, pero no lo cumplimos, el niño acabará no respetándonos.
  • En esta misma línea, tenemos que llevar esa consecuencia hasta el final. Siempre teniendo en cuenta que la consecuencia ha de estar adaptada al comportamiento y a la edad del niño. Por ej: no podemos prohibir al niño ir al parque durante una semana porque no recogió los juguetes.
  • Al pensar en una consecuencia debemos tener en cuenta la edad del niño, el comportamiento que queremos reconducir, que la podamos realmente aplicar y que sea inmediata en el tiempo. Por ej.: si el niño está tirando un juguete, se lo quitamos explicándole por qué lo está haciendo mal, y le podemos decir: “Como lo estás tirando, lo voy a guardar”, o “Hoy ya no vamos a jugar más con esto. Mañana te lo daré y si no lo tiras, te dejaré jugar con él”. No podemos dejarle sin ese juguete un mes, o aplicar una consecuencia que nada tenga que ver (por ej: no vamos a ir al parque).
  • El tono de voz y la seriedad con la que hablemos es fundamental a la hora de poner límites.. No debemos gritar pero sí mostrarnos seguros de lo que estamos haciendo.
  • Los niños han de entender el motivo de una regla: por qué han de irse a la cama pronto, por qué tienen que recoger la habitación. De esta manera ellos podrán desarrollar valores internos de comportamiento. Y las explicaciones cuanto más concisas y claras, mejor.
  • Consecuencia educativa. Los expertos nos hablan de los beneficios de dar consecuencias educativas frente a los castigos pero ¿de qué se trata?. Se trata de que vayan entendiendo que el hecho de hacer o no hacer algo, conlleva una consecuencia. Y está enfocado a niños más mayores. Mediante los castigos, respondemos al miedo, pero no actuamos en conciencia de que pueda o no haber una consecuencia.

Para más información sobre las consecuencias educativas os recomendamos leer este artículo

  • No ceder. Cediendo sólo agravamos y prolongamos el problema en el tiempo. Esta es nuestra norma y así has de hacerlo. Estemos seguros de que lo que estamos haciendo, siempre es y será para el bien de nuestros hijos.

Autoría: Ana Pilar Giménez


2 de abril de 2024

min de lectura

Los llamados «periodos sensibles» son períodos en los cuales el cerebro del niño está especialmente receptivo para adquirir habilidades específicas. Desde el nacimiento hasta los seis años, el cerebro infantil se enfrenta a un desafío importante, siendo la etapa donde experimentará una mayor exigencia.

Educación Preventiva: El Papel fundamental del docente en Educación Infantil

En este contexto, el papel del docente en Educación Infantil es fundamental. La labor preventiva que desempeña implica una serie de acciones clave:

  • Conocimiento: Es vital conocer y comprender los periodos sensibles y estar alerta a las necesidades de cada niño.
  • Observación: Observar detenidamente el desarrollo de los niños para identificar cualquier signo de alerta.
  • Trabajo: Trabajar activamente en estimular y potenciar el aprendizaje durante estos periodos sensibles.
  • Información a las familias: Mantener a las familias informadas sobre la importancia de estos periodos y cómo pueden contribuir en el proceso de aprendizaje de sus hijos.
  • Evaluación del proceso: Evaluar constantemente el progreso de los niños durante estos periodos sensibles. 
  • Posible coordinación con otros profesionales: En casos donde se identifiquen necesidades especiales, coordinar con otros profesionales para brindar la atención adecuada. 

Ventanas de Aprendizaje: Momentos innatos e irrepetibles

Durante estos períodos sensibles, los niños aprenden de manera natural y entusiasta. Son momentos únicos en los que el cerebro infantil se encuentra altamente receptivo al aprendizaje, gracias a la formación de conexiones neuronales que facilitan el proceso. La plasticidad neuronal en la primera infancia es extraordinaria, lo que subraya la importancia crucial de la estimulación adecuada. Si en este periodo se cierra sin la suficiente estimulación, el niño tendrá dificultades para adquirir las habilidades necesarias en su desarrollo.

Principales períodos sensibles y su importancia

  • El Movimiento: Desde antes del nacimiento, el niño experimenta un desarrollo motor que va desde lo involuntario hasta lo voluntario, siendo este un pilar fundamental en su desarrollo intelectual.
  • El lenguaje: Desde los primeros llantos hasta la etapa de lectoescritura, el desarrollo del lenguaje oral es crucial. Proporcionar un modelo claro y variado de lenguaje es esencial para su desarrollo lingüístico.
  • El orden: La sensibilidad por el orden se abre durante el primer año de vida y se mantiene hasta los tres años aproximadamente. Un ambiente ordenado y estable es fundamental para que el niño asimile y desarrolle un sentido de orden interno.
  • Habilidades sociales: Desde las primeras sonrisas hasta las interacciones con sus pares, el niño desarrolla habilidades sociales que son esenciales para su convivencia y desarrollo emocional.

El juego como herramienta clave

En este viaje de descubrimiento y aprendizaje, el juego tiene un papel fundamental. A través del juego, los niños no sólo desarrollan habilidades sociales, sino que también internalizan normas sociales y valores fundamentales para la convivencia. Es en este espacio lúdico donde los niños exploran, aprenden y crecen, haciendo de cada período sensible una ventana al desarrollo integral de la persona.

Autora: Ana Pilar Giménez Carcas. Directora de Educación Infantil Carabanchel.

Autoría: Ana Pilar Giménez


14 de marzo de 2024

min de lectura

Es un momento clave y muchas veces desafiante pero con paciencia y comprensión podemos ayudar a nuestros pequeños a dar este paso con confianza y éxito.

  1. Reconocer las señales: Es fundamental observar las señales que indican que nuestro hijo está listo para comenzar el proceso de retirada del pañal. Una señal común es cuando pasa mucho tiempo con el pañal seco. Aprovecha estos momentos para sentarlo en el orinal y fomentar esa asociación entre la sensación de tener que hacer pis y el acto de utilizar el baño.
  2. Establecer una rutina: Marcar momentos fijos durante el día para ir al baño puede ayudar a establecer una rutina que facilite el proceso. Esto ayuda a que tu hijo se acostumbre a la idea de usar el baño regularmente.
  3. Celebrar los pequeños logros: Durante las primeras semanas, el objetivo principal es evitar que el niño haga pis o caca en el pañal y fomentar que lo haga en el orinal. Celebra cada éxito y reconoce los esfuerzos de tu hijo.
  4. Reforzar los logros: Cuando tu hijo use el orinal con éxito, ya sea para hacer pis o caca, asegúrate de elogiarlo y felicitarlo. Esto refuerza el comportamiento deseado y le motiva a seguir usando el orinal. 
  5. Crear un ambiente relajado: Deja algún cuento o juguete cerca del orinal para que tu hijo se sienta relajado y cómodo mientras está sentado en él. Esto puede ayudar a hacer del momento del baño una experiencia positiva y agradable.
  6. Anticipar las necesidades: Antes de salir de casa o de realizar alguna actividad, siéntalo en el orinal para evitar que haga pis en el pañal mientras estén fuera. Esto también ayuda a establecer la asociación entre el uso del baño y ciertas situaciones.
  7. Pasar a la retirada del pañal: Cuando observes que tu hijo tiene el pañal seco con regularidad y utiliza el orinal con éxito, es hora de considerar la retirada del pañal. Este es un paso emocionante y significa que tu hijo está progresando en su camino hacia la independencia.
  8. Evitar regañarle: Es importante recordar que los accidentes son parte natural del proceso de aprendizaje. Si tu hijo tiene algún escape, evita regañarlo. En cambio, dale apoyo y aliento, y recuérdale que está bien cometer errores mientras aprenden algo nuevo.
  9. Involucra a tu hijo: Cuando haya algún escape, involucra a tu hijo en el proceso de cambio de ropa. Permítele que participe recogiendo su propia ropa y ayudándote en el cambio. Esto fomenta su sentido de responsabilidad y autonomía.

En conclusión, el proceso de retirada del pañal es un hito importante en el desarrollo de los hijos. Con paciencia, comprensión y una actitud positiva, podemos ayudar a nuestros pequeños a superar esta etapa con éxito y confianza. Recuerda que cada niño es único y crece y aprende a su propio ritmo. 

Autora: Ana Pilar Giménez Carcas. Directora de Educación Infantil Carabanchel.

Autoría: Ana Pilar Giménez


6 de marzo de 2024

min de lectura

Facilitar un entorno propicio para su crecimiento es la clave para encontrar avances significativos.

La autonomía infantil tiene varias finalidades: enseñar a los pequeños a realizar tareas cotidianas y asumir normas y respetarlas. Todo esto contribuirá a la adquisición de habilidades y actitudes que permitirán en un futuro próximo desenvolverse de manera independiente y responsable en cada etapa y circunstancia de su vida y ganar en seguridad.

A continuación se detallan algunas claves y objetivos para ayudar a los más pequeños a crecer en autonomía y qué ámbitos tenemos para trabajarlo: 

3 Claves para conseguir la autonomía: 

  • La Mirada: Observando al niño cada día, sus progresos y avances. La observación diaria del niño implica prestar atención a sus acciones, reacciones y logros. Esto permite a los adultos entender mejor sus necesidades, intereses y habilidades en desarrollo. Al dedicar tiempo a observar, se pueden identificar oportunidades para apoyar y estimular el crecimiento del niño de manera más efectiva. La frase «Si confías, te sorprenderás cada día» resalta la importancia de confiar en el proceso de desarrollo del niño, reconociendo que cada día puede traer nuevas habilidades y descubrimientos.
  • El Vínculo: Es la llave de la autonomía. Establecer un vínculo sólido con el niño es esencial para su desarrollo emocional y social. Un apego seguro proporciona la base para que el niño explore el mundo de manera autónoma, sabiendo que tiene un punto de apoyo emocional. El diálogo abierto y la comunicación efectiva fortalecen el vínculo. Escuchar activamente, expresar empatía y estar presentes emocionalmente contribuyen a la construcción de una relación segura y positiva. Reforzar positivamente las interacciones fomenta la confianza y la autoestima del niño, permitiéndole desarrollar una sensación de competencia y autonomía.
  • El Tempo de la Infancia: Debemos frenar nuestra velocidad como adultos. Reconocer el «tempo» o ritmo propio de la infancia implica comprender y respetar el proceso de desarrollo individual de cada niño. No todos alcanzan hitos al mismo tiempo ni de la misma manera. Frenar la velocidad como adultos implica ser pacientes y permitir que el niño explore, aprenda y crezca a su propio ritmo. Evitar comparaciones innecesarias con otros niños es esencial para cultivar un ambiente de aceptación y respeto hacia las diferencias individuales. En resumen, la mirada atenta, la construcción de vínculos afectivos y la consideración del ritmo individual de cada niño son elementos clave para apoyar un desarrollo infantil saludable y fomentar la autonomía.

Objetivos a conseguir

  • Aprender a comer solos. Beber agua solos.
  • Ir a su casillero a por su babero y después de comer guardarlo.
  • No derramar el agua.
  • Respetar las normas de la mesa.
  • Saber esperar y no impacientarse en la hora de la comida.
  • Lavar las manos solos.
  • Control esfínteres.
  • Recoger los juguetes.
  • Cuidar de su higiene.
  • Poner y quitar el babi solos.
  • Vestirse y desvestirse (con ayuda)
  • Dejar mi mochila en mi casillero
  • Cuidar el ambiente y el orden del aula.
  • Tumbarse en la cama y relajarse para conciliar el sueño.
  • Respetar el sueño de los compañeros.
  • Identificar mi cama con mi símbolo o nombre.

Ámbitos para crecer en autonomía

La autonomía en la alimentación

  • Establecer un horario de alimentación.
  • Ambiente: Lugar tranquilo. Siempre el mismo lugar.
  • Utilizar utensilios (cuchara y tenedor)
  • Lavarse las manos solos. Ponerse o quitar el babero solos. Ayudar a poner/quitar la mesa. (Con supervisión)

La autonomía en la higiene y en el orden

  • Lavado de manos
  • Higiene dental
  • Vestirse y desvestirse
  • Control de esfínteres: Importante que el niño esté preparado física y cognitivamente.

La autonomía en la actividad y el descanso

  • Descanso: Horario fijo de descanso nocturno y siesta. Establecer rituales relajantes previos al sueño (baño-música tranquila/cuento/objeto afectivo-cerrar ojos-

sueño)

  • Actividad: Es fundamental para un buen desarrollo físico y psicológico. Dejar que jueguen y experimenten.

¿Cómo podemos ayudarles los mayores?

  • Poniendo límites.
  • Ambiente preparado.
  • Establecer rutinas fijas.
  • Refuerzo positivo.
  • Dándole pequeñas responsabilidades.

El trabajo en la adquisición de estos hábitos favorecerá en el desarrollo de la personalidad y en la capacidad de decisión así como un la consolidación de personas maduras con disciplina y afán de superación.

Título: «Tu hijo de 1 a 3 años»

Autor: Blanca Jordán de Urríes

Editorial: Palabra

Sinopsis: Con este libro tienes la oportunidad de iniciar correctamente la educación de tus pequeños, que necesitan tanto tu atención. A lo largo de su lectura, vas a encontrar experiencias de padres y madres que han iniciado la difícil pero maravillosa tarea de educar. Cargado de anécdotas llenas de humor y de consejos prácticos, puede ayudarte a encauzar debidamente su vida.

COMPRAR LIBRO

Título: «Educar en positivo»

Autor: Eduardo Corominas

Editorial: Palabra

 

Sinopsis: Su objetivo principal es ayudar a los padres a educar a sus hijos de la forma más eficaz, profundizando en las características propias de la educación preventiva, de la educación en Valores y de la educación para ser líder

COMPRAR LIBRO

Título: «Atrévete con su infancia»

Autor: Maite Vallet

Editorial: Pie de página

Sinopsis: Si quieres dar pasos seguros, resolver dudas y disfrutar a tus hijos, siendo una persona no autoritaria ni permisiva, ¡este es el libro que necesitas!. Imprescindible para padres y educadores de la etapa infantil.

COMPRAR LIBRO

Autora: Ana Pilar Giménez. Directora Educación Infantil. Colegio Arenales Carabanchel

Autoría: Beatriz Gonzalez


28 de febrero de 2024

min de lectura

Hoy quiero compartir con vosotros algo mágico y asombroso que puede llenar de luz y risas vuestros hogares: ¡disfrutad de la música con los peques de la casa! 

¿Alguna vez habéis notado cómo los oídos de nuestros pequeños se iluminan cuando escuchan una melodía alegre? La música tiene el poder de tocar nuestras almas, y aquí os cuento por qué es tan beneficiosa para nuestros niños. 

  1. Desarrollo del lenguaje: La música es como un juego de palabras encantado. Al cantar y tararear, los peques aprenden nuevas palabras y estructuras de manera divertida. ¡Pronto os sorprenderán con sus primeras canciones! 
  2. Coordinación y ritmo: Bailar al ritmo de la música no solo es divertido, sino que también ayuda a desarrollar la coordinación y el sentido del ritmo. Observar a nuestros niños moverse al compás es como ver un hermoso espectáculo lleno de energía. 
  3. Estimulación cerebral: La música es como un gimnasio para el cerebro. Escuchar diferentes sonidos y melodías estimula las conexiones neuronales, contribuyendo al desarrollo cognitivo de manera sorprendente. 
  4. Expresión emocional: A veces, las palabras no son suficientes para expresar lo que sentimos. La música brinda a nuestros pequeños una forma única de expresar emociones, ya sea a través de la alegría de una melodía animada o la calma de una suave canción de cuna. 
  5. Fortalecimiento del vínculo familiar: Cantar juntos y disfrutar de la música crea momentos especiales en familia. La risa compartida y la complicidad que surge al compartir canciones son tesoros que atesoraremos para siempre. 

Así que, queridas familias, ¡animaros a explorar el maravilloso mundo de la música con vuestros peques! No hace falta saber cantar bien; lo importante es disfrutar juntos de esta hermosa experiencia. 

Beatriz González. Directora Ed. Infantil. Colegio Santa Mónica 

Autoría: Chema


14 de febrero de 2024

min de lectura

Este período temprano sienta las bases esenciales de su experiencia educativa y su futuro. Indicamos algunos aspectos que tienen importancia en el desarrollo de estas edades y cómo impacta en la formación integral de los niños.

1. Desarrollo cognitivo: Fundamentos para el aprendizaje

Durante el primer ciclo, los niños absorben conocimientos a un ritmo asombroso. Se introducen en conceptos fundamentales como el lenguaje, las matemáticas básicas y las habilidades motoras. Este período crítico establece las bases para un pensamiento crítico, la resolución de problemas y el desarrollo de habilidades relacionadas con la lectura, escritura y cálculo.

2. Socialización y habilidades interpersonales: Construyendo relaciones significativas.

El entorno del primer ciclo proporciona una oportunidad crucial para que los niños desarrollen habilidades sociales y emocionales. Aprenden a interactuar con compañeros, a compartir, a resolver conflictos y a trabajar en equipo. Estas habilidades sociales son esenciales para el éxito en la vida y el trabajo colaborativo en el futuro.

3. Descubrimiento del mundo: Estímulo para la curiosidad

El primer ciclo es un período de exploración y descubrimiento. Los niños se sumergen en actividades que estimulan su curiosidad, promoviendo el amor por el aprendizaje. Este enfoque lúdico sienta las bases para un interés continuo en el conocimiento y el desarrollo de la autoestima.

4. Desarrollo emocional: Construyendo resiliencia y autoconocimiento

El ambiente afectivo y de apoyo en el primer ciclo es crucial para el desarrollo emocional. Los niños aprenden a reconocer y gestionar emociones, construyendo resiliencia y autoconocimiento. Estas habilidades emocionales son vitales para enfrentar desafíos y desarrollar una salud mental positiva en el futuro.

5. Preparación para la siguiente etapa: Un puente para el éxito continuo

El éxito en los primeros años de educación establece un sólido puente hacia niveles académicos posteriores. Los niños que experimentan un primer ciclo educativo positivo tienden a mantener su entusiasmo por aprender y a enfrentar con confianza desafíos más avanzados.

El primer ciclo educativo es una etapa crucial que deja una huella duradera en la vida de los niños. No es solo un período de transición, sino una oportunidad única para construir cimientos sólidos que influyan en su desarrollo a lo largo de la vida. Invertir en la calidad de la educación en estos primeros años es esencial para garantizar que cada niño tenga la oportunidad de alcanzar su máximo potencial y contribuir de manera significativa a la sociedad. Así como conseguir que las escuelas ofrezcan entornos que favorezcan el aprendizaje y desarrollo de los alumnos, contando con recursos pedagógicos dirigidos a su formación y estén en contacto con las familias de una manera accesible. En resumen, el primer ciclo es el lienzo en blanco donde se comienza a escribir la historia de un futuro profesional.

Autoría: Chema


7 de febrero de 2024

min de lectura

Pero atención, hay dos ideas importantes que debemos reflexionar antes de actuar:

  • Tiempo al tiempo: todos los miembros de la familia van a necesitar tiempo para encontrar su lugar y adaptarse a las nuevas rutinas. Por tanto, tendremos una temporada de desajustes. Ríete de lo que aún “no funciona” y sigue caminando.
  • Esponjas: todo lo que vivimos estando al lado de nuestros hijos, ellos lo absorben por tanto “actitud positiva”. Lo que a ti te parece bueno, a él le va a parecer bueno. Si crees en él, él también confiará en sí mismo y lo conseguirá.

Y, ahora sí, ¿Cómo podemos acompañar en esta etapa a nuestro hijo? Muy sencillo. Te anoto 4 consejos prácticos para vivir este momento y disfrutarlo:

  1. Dale responsabilidades relacionadas con el cuidado del bebé. (poner jabón en la esponja durante el baño, tirar pañal a la basura, tapar con mantita, cantar canción, poner chupete). ¡qué bien cuidas al hermano!
  2. Dedica algún momento o actividad a realizar exclusivamente con él y disfrutad de ese momento (leer cuentos, cocinar juntos, compartir su juego favorito). ¡me encanta estos ratitos contigo que ya eres mayor!
  3. Verbaliza las actividades que SI puede hacer con su hermano y evita las “negaciones” (En vez de “no le toques la cara”, podemos decir “acariciamos suave su mano”).
  4. Si observas celos, acógele con mucho cariño (¡necesita saber que le sigues queriendo!), exprésale tu orgullo porque él ya es hermano mayor y ¡a seguir con los consejos anteriores!

¡Ah! Si estás a tiempo, aprovecha también para preparar este momento durante el embarazo leyendo juntos alguno de estos cuentos: 

Título: «Lulu tiene un hermanito»

Autor: Camilla Reid

Editorial: Ediciones SM

Género: Narrativa Infantil (+2 años)

Sinopsis: Un divertido libro interactivo con solapas para niños que van a tener un hermanito. Lulú está muy contenta: va a tener un hermanito y ella será la hermana mayor. El bebé es muy dulce y muy ruidoso. Lulú le quiere mucho.Un libro con solapas para niños de 2 años en adelante.

COMPRAR LIBRO

Título: «Soy un hermano mayor»

Autor: Joanna Cole (Autor), Rosalinda Kightley (Ilustrador)

Editorial: Harper Collins

Género: Narrativa Infantil (5 – 6 años)

Sinopsis: Hay alguien nuevo en casa. ¡Es nuestro bebé! ¡Ahora soy una hermana mayor!

COMPRAR LIBRO

Autora: Vanesa Rincón. Coordinadora de 1º ciclo de Infantil. Colegio Santa Mónica

Autoría: infortecnica


2 de febrero de 2024

min de lectura

1. Demoler torres

A los niños no sólo les gusta construir torres, sino también destruirlas. Para ese juego, construya con el niño torres de diferentes alturas y luego pídale que destruya la torre más alta y luego la más baja. Construyan y derriben las torres todas las veces que deseen.

2. 0h, ¿Qué es esto?

Este juego es muy simple y consiste en que el niño nombre (o nombrar por él) todo lo que ve a su alrededor como objetos, imágenes, fotos, etc. para aumentar así su vocabulario. Es muy importante jugar con emoción, sorprendiéndose cuando el niño señale un objeto o juguete. Se puede esconder un objeto en una caja, bolso o en la palma de la mano y sacarlo con emoción preguntando: “Pero, ¿qué tenemos en el bolso?” o haciendo preguntas similares.

3.Los sonidos

Muchos objetos y acciones pueden generar “sonidos” si se usa un poco de imaginación. El agua del grifo por ejemplo gotea haciendo toc-toc-toc, de igual manera se puede identificar sonidos para la nevera, unos pantalones, un plato, etc. Si el niño está empezando a hablar, podrá divertirse repitiendo las onomatopeyas y si ya utiliza algunas palabras, podemos dejar que las junte diciendo, por ejemplo: gato -miau miau, pelota -pum pum, etc. 

4.Muecas

Consiste simplemente en hacer muecas, sacar la lengua, hacer diferentes sonidos guturales y labiales, imitar un pavo, un caballo, etc. Será divertido y suficientemente difícil para el niño el tratar de imitarle, sin embargo, esto es muy importante para el desarrollo de su capacidad para pronunciar nuevos sonidos y palabras.

5.Subiendo y bajando la colina

Cuando el niño empieza a caminar, es importante que no sólo lo haga horizontalmente sino también cuesta arriba y cuesta abajo. Incluso si se vive en una zona llana se puede encontrar rampas en tiendas, centros comerciales, etc. En casa es relativamente fácil hacer una rampa con una tabla apoyándola en un soporte pequeño. Anímale que camine en la rampa, primero con su apoyo y luego de manera más independiente. En general, a los niños les encantan las rampas. Si el niño lo desea se puede cambiar la velocidad con la que se desplaza por la rampa, así como la inclinación de la misma.

¡Recuerda!:

  • Una de sus tareas fundamentales como padre-madre-educador, consiste en dedicar un tiempo de cada día a jugar con sus hijos.
  • Mientras juegan, implícate en esa actividad y olvide lo demás (recoger, planchar, etc.)
  • Busque el momento más apropiado. Vale más poco y bien, que mucho y mal.
  • Aprecie sus iniciativas y forma de juego y ofrézcale nuevos objetos, ideas o experiencias que abran su imaginación y favorezcan su creatividad.

Autora: Macarena Gutiérrez

Autoría: infortecnica


27 de diciembre de 2022

3 min de lectura

Nace el espacio informativo BrightKids News. Una web ayudará a muchas familias que buscan un buen contenido sobre la educación de sus hijos de 0-3 años.  Desde Arenales queremos contribuir, convirtiendo nuestra experiencia en contenido y hablando sobre temas que puedan asistir a las familias.

Profesoras, orientadoras y cuidadoras de las Escuelas Infantiles y Colegios de Arenales serán las encargadas de generar todo el contenido. Ellas son nuestro mejor activo en Arenales y nos ayudarán a entender temas como: «¿Cómo reaccionar ante una rabieta?»; «¿Qué hacer para empezar a quitar el pañal?» o «Trucos para que tu hijos empiece a andar». Así como metodologías, trucos, recursos, juegos, libros… todo un abanico de contenido de calidad con la única finalidad de hacer más fácil la vida de las familias.

Toda esta iniciativa nace con el respaldo de Arenales Red Educativa y contará con la colaboración de más de una docena de Escuelas Infantiles y Colegios de Arenales Red Educativa. Profesoras y expertas de diferentes escuelas, incluidas docentes del Colegio de Educación Especial Cambrils, aprovecharán BrightKids News para compartir su conocimientos y experiencias. Esperamos que os guste.