Para que una familia aproveche al máximo una tutoría lo primero que debe recordar es el objetivo de una tutoría: se trata de una reunión entre la profesora y los padres para poder ofrecer y compartir información, con el objetivo siempre de ayudar y beneficiar al niño.

Para conseguir esto es fundamental que haya una coordinación entre familia y escuela. Que ambas partes vayan de la mano en la misma dirección… orientado hacia una educación personalizada.

  1. Pensad y apuntad las cosas que queréis abordar con la profesora:
    • Si vais con las dudas apuntadas no se os olvidará nada, y podréis preguntar y resolver todo aquello que os preocupa.
  2. Ser comprensivos y respetuosos manteniendo una escucha activa:
    • Posiblemente oigáis y conozcáis a un niño muy diferente al que tenéis en casa, ya sabéis que los niños no se comportan de la misma manera estando en un sitio u otro o con diferentes personas. Por ello es tan importante ir en la misma dirección, siguiendo las mismas rutinas.
  3. Intercambiad información importante y relevante de vuestro hijo.
    • Cualquier cambio de situación o dato de interés servirá a la profesora para conocer y entender mejor al niño y poder ayudarle. Vosotros sois quienes mejor conocéis a vuestro hijo.
  4. Participad e involucraros de manera activa y continua en las actividades de la escuela.
    • Las tutorías son una parte fundamental en el desarrollo y crecimiento personal de vuestros hijos, por ello se le debe dar la importancia y el respeto que se merecen. Los padres son quienes educan a sus hijos y desde la escuela se os acompaña en este proceso.
  5. Anotad los acuerdos y las propuestas finales.
    • Recopilar la información tratada durante la reunión y las pautas a seguir desde casa. Todo ello os permitirá poder llevarlo a cabo de una manera más significativa y ver la evolución del proceso.