5 ideas para jugar con tu hijo de 0 a 3 años

Jugar es la forma natural del niño de desarrollarse y aprender, ya que es una actividad espontánea. Al jugar con tu hijo estimularás su iniciativa y le abrirás la puerta de su imaginación creadora.

Autoría: infortecnica


2 de febrero de 2024

min de lectura

1. Demoler torres

A los niños no sólo les gusta construir torres, sino también destruirlas. Para ese juego, construya con el niño torres de diferentes alturas y luego pídale que destruya la torre más alta y luego la más baja. Construyan y derriben las torres todas las veces que deseen.

2. 0h, ¿Qué es esto?

Este juego es muy simple y consiste en que el niño nombre (o nombrar por él) todo lo que ve a su alrededor como objetos, imágenes, fotos, etc. para aumentar así su vocabulario. Es muy importante jugar con emoción, sorprendiéndose cuando el niño señale un objeto o juguete. Se puede esconder un objeto en una caja, bolso o en la palma de la mano y sacarlo con emoción preguntando: “Pero, ¿qué tenemos en el bolso?” o haciendo preguntas similares.

3.Los sonidos

Muchos objetos y acciones pueden generar “sonidos” si se usa un poco de imaginación. El agua del grifo por ejemplo gotea haciendo toc-toc-toc, de igual manera se puede identificar sonidos para la nevera, unos pantalones, un plato, etc. Si el niño está empezando a hablar, podrá divertirse repitiendo las onomatopeyas y si ya utiliza algunas palabras, podemos dejar que las junte diciendo, por ejemplo: gato -miau miau, pelota -pum pum, etc. 

4.Muecas

Consiste simplemente en hacer muecas, sacar la lengua, hacer diferentes sonidos guturales y labiales, imitar un pavo, un caballo, etc. Será divertido y suficientemente difícil para el niño el tratar de imitarle, sin embargo, esto es muy importante para el desarrollo de su capacidad para pronunciar nuevos sonidos y palabras.

5.Subiendo y bajando la colina

Cuando el niño empieza a caminar, es importante que no sólo lo haga horizontalmente sino también cuesta arriba y cuesta abajo. Incluso si se vive en una zona llana se puede encontrar rampas en tiendas, centros comerciales, etc. En casa es relativamente fácil hacer una rampa con una tabla apoyándola en un soporte pequeño. Anímale que camine en la rampa, primero con su apoyo y luego de manera más independiente. En general, a los niños les encantan las rampas. Si el niño lo desea se puede cambiar la velocidad con la que se desplaza por la rampa, así como la inclinación de la misma.

¡Recuerda!:

  • Una de sus tareas fundamentales como padre-madre-educador, consiste en dedicar un tiempo de cada día a jugar con sus hijos.
  • Mientras juegan, implícate en esa actividad y olvide lo demás (recoger, planchar, etc.)
  • Busque el momento más apropiado. Vale más poco y bien, que mucho y mal.
  • Aprecie sus iniciativas y forma de juego y ofrézcale nuevos objetos, ideas o experiencias que abran su imaginación y favorezcan su creatividad.

Autora: Macarena Gutiérrez

Etiquetas